NADA EXTRAÑO DE LOS MERCADERES DE LA VIDA

Hace un par de días se conoció la noticia que el AGUA se comenzaba a negociar en Wall Street; descabellado dirían algunos y otras tantas personas quizá se hayan sentido preocupadas. Sin embargo, vale la pena recordar que desde hace algunas décadas el agua ya se encuentra en bolsas, vasos, botellas y botellones, moviendo miles de millones de dólares fruto de la venta del preciado líquido; eso también es MERCANTILIZACIÓN del agua y en ese proceso como sociedad en su conjunto venimos siendo cómplices absolutos. La bolsa ubicada en Wall Street sólo será la punta de lanza para que esta acción se convierta en una estrategia de escala global… Así que esto no es nada extraño, simplemente se habían tardado un poco.
El día de tan lamentable noticia, según datos de los medios de comunicación, el agua se cotizaba a unos 486,53 dólares por acre-pie, una medida de volumen utilizada normalmente en Estados Unidos equivalente a 1.233 metros cúbicos aproximadamente. Sólo por información les comparto lo siguiente, eso significa que el metro cúbico tiene un precio de $1.376, una cifra seguramente más significativa de lo que usted y yo pagamos por ese mismo metro cúbico de agua potable que nos suministra el acueducto; sin olvidar el precio que tiene una botella de agua en las tiendas, supermercados o sitios públicos.
¿Ahora entiende porqué el agua es uno de los negocios más lucrativos? Piénselo y analice muy bien este hecho, porque la bolsa de Nueva York no es ninguna obra de beneficencia.
Por eso se hace tan necesario seguir luchando contra esos intereses que miran nuestro patrimonio natural como una simple mercancia. En ese sentido, desde el IMCA hace más de 15 años se viene trabajando en defensa de ese tesoro que nos pertenece a todos y todas; por tanto, desde la ruralidad y junto aliados claves como la Federación de Acueductos Comunitarios del Valle del Cauca – FECOSER, venimos acompañando, apoyando y fortaleciendo a las organizaciones sociales que se encargan de la administración y gestión de los acueductos comunitarios… Esto es un llamado más, reiterativo si se quiere decir, pues tenemos el derecho y el deber de defender nuestro bien más preciado: EL AGUA.
Redacción
Pedro Antonio Ojeda Pinta

Compartir en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Noticias Recientes