Blog

TRUEQUE POR LA VIDA Y LA SOSTENIBILIDAD

La mañana del 21 de junio de 2019 inició un tanto fría y marcada por un firmamento gris; aun así, en las montañas de varios municipios del Valle del Cauca (El Cerrito, Ginebra, Guacarí, Buga, Tuluá, Trujillo, Palmira, Pradera y Florida), integrantes de organizaciones campesinas e indígenas, mujeres, jóvenes, niños y niñas, se disponían a abordar el medio de transporte que los llevaría, junto con sus productos agropecuarios, a participar del “Trueque por la Vida y la Sostenibilidad”, un evento que llegó a su novena versión y que año a año se realiza por esta misma fecha en el municipio de Ginebra. Para estas comunidades rurales es motivo de orgullo poder mostrar parte de su cultura y los productos que son cultivados con el mayor esmero, bajo los principios agroecológicos y bajo la forma que promueve el cuidado del ambiente, el cuidado de la vida.

El epicentro del trueque fue la plaza de mercado “Mono Núñez” del municipio de Ginebra. En el sitio todo estaba dispuesto y fríamente calculado, mesas blancas para cada una de las organizaciones participantes, quienes con el cuidado que un bebé merece, dispusieron y fueron configurando una gama de colores con los productos que la madre tierra ofrece: el color amarillo del banano, la naranja, la curuba y la papaya; el verde de la guanábana, el plátano, el cilantro, el chachafruto, la cidra, la cebolla, la acelga, la lechuga, la sábila; el rojo intenso del tomate; el  café de la arracacha, la cúrcuma, el bore y la yuca; el blanco de la calabaza; y la combinación celestial del rojo, naranja, verde, rosado y amarillo que en formas majestuosas presentaban las heliconias que embellecían el lugar.

Más de 300 personas, no sólo de la zona rural sino también de la zona urbana, participaron de una jornada donde el intercambio de productos, fue solo eso, un intercambio; el dinero, que reina en las transacciones que habitualmente ocurren en la plaza de mercado, este día no existió, este día no circuló. El trueque, una actividad ancestral y propia de las comunidades indígenas donde no interviene el dinero, marcó la pauta. En medio del bullicio de la conversa, las sonrisas, la música, los actos culturales; productos agrícolas y pecuarios se intercambiaron entre sí, para algunas personas, especialmente las de la zona urbana, una extraña manera de adquirir alimentos.

El trueque se ha convertido en el espacio propicio que permite recuperar y mantener vivas las creencias y cultura de nuestros antepasados y que hacen característica la vida rural, fomentando su cuidado para que las nuevas generaciones mantengan este intercambio de sabores y saberes. Nosotros las comunidades campesinas, valoramos positivamente el hecho de intercambiar con las personas de la zona urbana, pues a través del trueque hacemos que ellas conozcan lo que tenemos y hacemos con mucha entrega, como por ejemplo la labor de producir alimentos sanos y sin dañar el ambiente (…) Agradecemos de antemano el valioso apoyo que hace el IMCA y las instituciones de cooperación internacional a favor de las comunidades rurales del país”  afirmó Adriana Ropero, integrante de la organización “Transformadores por un Ambiente Mejor” del corregimiento de Costa Rica – Ginebra.

La mañana fue transcurriendo y en esa dinámica del trueque, el saber y el sabor de las comunidades rurales se posicionó de un espacio que seguramente no volverá a ser el mismo. El 21 de junio de 2019 ha marcado un hito en la historia de la plaza de mercado del municipio de Ginebra, pues fue el día en que se llevó a cabo el “IX Trueque por la Vida y la Sostenibilidad: Agroecología por la protección de la vida”, una iniciativa que el IMCA ha venido posicionando con el apoyo incondicional de las comunidades y organizaciones rurales, a la que se han sumado diferentes instituciones del sector público y privado: Alcaldía, instituciones educativas Ginebra La Salle, Manuela Beltrán, La Inmaculada Concepción, Concentración de Desarrollo Rural La Selva; Hogar Infantil Mi pequeño Mundo, Defensa Civil, Asoguabas, entre otras. El evento contó con el apoyo financiero de la Fundación Ayuda en Acción, la Unión Europea, el Comité Católico contra el Hambre y para el Desarrollo – CCFD, DKA y Acting for Life.

Redacción

Pedro Antonio Ojeda Pinta

Share it on

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¿COMO VINCULARTE Y SER PARTE DE NUESTRO PROCESO?