APORTES A LA GESTIÓN COMUNITARIA DEL AGUA

El pasado 6 y 7 de marzo, se realizó en la ciudad de Buga el “XIV Encuentro Regional de Acueductos Comunitarios del Valle del Cauca”. El encuentro regional es un espacio que se viene realizando año tras año en el marco del Proceso de Fortalecimiento de la Gestión Comunitaria del Agua, que desarrollan articuladamente el Instituto Mayor Campesino – IMCA y la Federación de Acueductos Comunitarios del Valle del Cauca – FECOSER. Este evento viene siendo apoyado por el Ayuntamiento de Pamplona, el Comité Católico contra el Hambre y para el Desarrollo – CCFD, y la organización DKA.

En esta oportunidad se dieron cita más de 160 líderes y lideresas que representan a organizaciones comunitarias gestoras del agua. Es importante mencionar que el proceso desarrollado en el Valle del Cauca sigue siendo un referente para otros territorios del país; en ese sentido, se contó con la participación de delegados de los departamentos de Nariño, Cauca, Caquetá y Antioquia. A través de estos espacios se intercambian experiencias, se fortalecen capacidades, se articulan esfuerzos y se va consolidando un tejido social en torno al agua, el que se configura en la Red Nacional de Acueductos Comunitarios de la cual hacen parte IMCA y FECOSER.

El evento tuvo múltiples propósitos, uno de ellos fue socializar los aportes que IMCA y FECOSER vienen realizando de manera articulada para mejorar las condiciones de algunos de los acueductos comunitarios rurales del Valle del Cauca, entre ellos: la construcción de obras de infraestructura; el desarrollo y/o promoción de tecnologías apropiadas para el tratamiento del agua destinada al consumo humano; el fortalecimiento de capacidades organizativas, administrativas, técnicas y ambientales; así como acciones de incidencia con gobiernos locales y entidades gubernamentales del orden regional y nacional relacionadas con el sector.

Así mismo, desde la academia se vienen sumando esfuerzos en torno al propósito común de fortalecer la gestión comunitaria del agua. Tal es el caso de la Universidad del Valle y la Pontificia Universidad Javeriana Cali, instituciones aliadas del IMCA y FECOSER. En ese orden de ideas, la Universidad del Valle a través del Instituto CINARA, presentó los avances de un proyecto que busca contribuir en la recuperación de la cuenca alta del río Cauca, evidenciando el importante rol de las organizaciones comunitarias del agua en torno a este objetivo; además una estudiante del Doctorado en Ciencias Ambientales de esta universidad, socializó los primeros avances de su tesis doctoral, resaltando los resultados de un proceso de caracterización de los acueductos comunitarios que son parte de FECOSER. Por su parte, el Programa de Ingeniería Civil de la Universidad Javeriana, socializó un proyecto piloto a través del cual se realizarán intercambios de experiencias, estudio y diseño de obras de infraestructura para 5 acueductos comunitarios rurales y en cuyo proceso trabajarán articuladamente con IMCA y FECOSER.

Desde la Red Nacional de Acueductos Comunitarios, se compartió el contexto y los avances del diálogo que se viene realizando con el Viceministerio del Agua y otras entidades de carácter gubernamental en torno a las normativas para el sector de agua potable y saneamiento básico rural. A través de esta dinámica se busca incidir para que esas políticas públicas sean acordes y pertinentes a la realidad que afronta el campo colombiano, reconozcan el rol de las organizaciones gestoras del agua y respeten la autonomía que cultural e históricamente ha caracterizado a este tipo de organizaciones. “Hemos participado en tres reuniones de la denominada Mesa de Gestión Comunitaria, donde hemos expuesto los retos y las problemáticas que se afrontan, de tal manera que los proyectos normativos del gobierno permitan flexibilizar, por ejemplo, los requisitos para el acceso a la concesión de aguas; la cantidad de agua para usos en la zona rural; y facilitar que las administraciones municipales puedan invertir recursos en los acueductos comunitarios, garantizando la permanencia y la autonomía de la gestión comunitaria del agua, para lo cual los acuerdos público-comunitarios son una estrategia pertinente”, aseveró María Botero, asesora jurídica de la Red.

Por su parte, FECOSER realizó su Asamblea General Ordinaria, donde además de presentar los informes de rendición de cuentas, se socializó una propuesta de himno a la gestión comunitaria del agua y se eligió la nueva junta directiva que regirá el rumbo de la organización durante los próximos cuatro años. Es importante destacar en esta oportunidad el reconocimiento que hizo la asamblea de asociados al rol que vienen desempeñando las mujeres; por eso, de los 9 cargos dispuestos, 5 son ahora ocupados por mujeres, entre ellos la vicepresidencia, secretaría y vocales. Los retos de la nueva directiva se orientan a continuar posicionando a FECOSER en diferentes escenarios, incrementar su tejido social desde lo local y lo municipal, fortalecer de manera integral a sus organizaciones asociadas, así como contribuir en los procesos de incidencia política.

Finalmente, el encuentro y como ha sido habitual en los últimos años, sirvió de escenario para que las organizaciones comunitarias gestoras del agua escucharan de primera voz a las entidades gubernamentales del orden regional y nacional relacionadas con el sector. En ese sentido, se tuvo un panel donde participaron representantes de las siguientes instituciones: Viceministerio de Agua y Saneamiento Básico, Comisión de Regulación de Agua – CRA, Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, y Unidad Ejecutora de Saneamiento – UES. Una vez desarrolladas las ponencias de estas entidades, líderes y lideresas tuvieron la oportunidad de indagar sobre los aspectos que preocupan a las organizaciones gestoras del agua, hacer sugerencias respecto a las normativas, y demandar algunos aspectos que se considera son pertinentes para el fortalecimiento de la gestión comunitaria del agua. Por su parte, desde las instituciones gubernamentales se dio respuesta a ciertos interrogantes considerando su respectiva competencia, a la vez que se valoró como positivo este espacio de interacción porque permite cualificar los procesos y normativas que rigen y regirán el sector.

Redacción y Fotografía

Pedro Antonio Ojeda Pinta

Compartir en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Noticias Recientes