EL AGUA EN MANOS DE LAS COMUNIDADES ESTÁ MÁS SEGURA

En el día internacional del agua, es fundamental hacer un reconocimiento especial a todas las personas que integran las organizaciones sociales que trabajan por la conservación y uso adecuado de uno de los tesoros más preciados para la humanidad y toda forma de vida de nuestro planeta tierra; en ese orden de ideas y en este caso en particular, es importante resaltar los procesos desarrollados por hombres y mujeres rurales que se comprometen con este invaluable compromiso. Es así como el pasado 19 y 20 de marzo, se realizó en la ciudad de Buga el “XV Encuentro Regional de Acueductos Comunitarios del Valle del Cauca”, evento que se viene realizando año tras año en el marco del Proceso de Fortalecimiento de la Gestión Comunitaria del Agua, que desarrollan articuladamente el Instituto Mayor Campesino – IMCA y la Federación de Acueductos Comunitarios del Valle del Cauca – FECOSER; el cual viene siendo apoyado por el Comité Católico contra el Hambre y para el Desarrollo – CCFD, la organización DKA, la Fundación ALBOAN y en este año se ha sumado el Ayuntamiento de Vitoria.

El encuentro que tradicionalmente convoca más de un centenar de líderes y lideresas que gestionan acueductos rurales comunitarios, en esta ocasión tuvo que restringirse para cumplir cabalmente los protocolos de bioseguridad establecidos por las autoridades de salud en torno al manejo de la COVID 19.  Por eso en esta oportunidad, se dio prelación a las personas que integran la junta directiva de FECOSER, representantes de los diez procesos de articulación municipal, así como la representación de los acueductos comunitarios que son la esencia en la dinámica de la federación; de esa manera, se contó con la participación de 40 líderes y lideresas que representan a organizaciones comunitarias gestoras del agua. A través de estos espacios se intercambian experiencias, se fortalecen capacidades, se articulan esfuerzos y se va consolidando un tejido social en torno a la defensa, conservación y uso adecuado del agua, el que se configura en la Red Nacional de Acueductos Comunitarios de la cual hacen parte IMCA y FECOSER.

El evento tuvo múltiples propósitos, uno de ellos fue socializar los aportes que IMCA y FECOSER vienen realizando de manera articulada para mejorar las condiciones de algunos de los acueductos comunitarios rurales del Valle del Cauca, entre ellos: la construcción de obras de infraestructura; el desarrollo y/o promoción de tecnologías apropiadas para el tratamiento del agua destinada al consumo humano; el fortalecimiento de capacidades organizativas, administrativas, técnicas y ambientales. En este espacio, desde el IMCA se realizó la socialización de los principales resultados logrados el último año en los municipios de Trujillo, Tuluá, Ginebra, Bolívar y Restrepo, los que han beneficiado a una población de más de 800 familias campesinas e indígenas; de la misma manera, se realizó la presentación del proyecto denominado “AGUA PARA LA PAZ: Aporte al derecho humano al agua en comunidades campesinas de Colombia”, que será financiado por el Ayuntamiento de Vitoria y ejecutado por el IMCA en los municipios de Restrepo y Ginebra – Valle del Cauca.

Asimismo, desde el proceso regional se valoró inmensamente los aportes que viene realizando la academia con el objetivo de fortalecer la gestión comunitaria del agua; en este caso, la Universidad del Valle y la Pontificia Universidad Javeriana Cali, instituciones aliadas del IMCA y FECOSER. Así, Carolina Blanco, candidata a doctora en Ciencias Ambientales de Universidad del Valle, socializó algunos de los resultados obtenidos hasta el momento en el marco de la investigación “Asociatividad para el fortalecimiento y reconocimiento de la gestión comunitaria del agua para consumo humano en el Valle del Cauca – Colombia”, donde se recopila la experiencia de FECOSER, organización que según cifras de la investigación, articula a 19.209 asociados, lo cual corresponde a una población de 76.836 usuarios y usarías de acueductos comunitarios rurales (datos correspondientes al 91% de las organizaciones que hacen parte de FECOSER).

Por su parte, la Pontificia Universidad Javeriana, presentó los resultados de estudios y diseños de obras de infraestructura correspondientes a cinco acueductos comunitarios rurales: San Salvador – municipio de Restrepo; Albán – municipio de El Cairo, La Aguada – municipio de La Unión, Buenos Aires – municipio de Sevilla, y Patio Bonito – municipio de Ginebra; el documento denominado “Estado del arte análisis normativo sobre los acueductos comunitarios en Colombia”, así como también, los resultados del taller de fortalecimiento de capacidades que se brindó el mes de diciembre de 2020 para fontaneros y fontaneras de acueductos comunitarios. Todos estos procesos desarrollados por la universidad son concertados previamente con IMCA y FECOSER.

De igual manera, la Red Nacional de Acueductos Comunitarios, también se sumó a este importante evento, compartiendo los principales avances que en términos de las acciones de incidencia se han logrado en la mesa de diálogo que se tiene con el Viceministerio de Agua y otras entidades del orden nacional. Desde la Red se invitó a seguir trabajando de manera articulada, a la vez que se vaya consolidando ese tejido social de organizaciones que trabajan arduamente por la garantía del Derecho Humano al Agua estipulado por la ONU desde el año 2010 y que, sin duda considerando el contexto rural de Colombia, sigue siendo un reto enorme por las dificultades que se afrontan y que requieren para superarlas toda la voluntad de las entidades locales, regionales y nacionales relacionadas con el sector.

Finalmente, reconocer los valiosos aportes de FECOSER, los cuales se hicieron visibles a través de su Asamblea General Ordinaria, donde además de presentar los informes de rendición de cuentas, se evidenció el compromiso de quienes integran la junta directiva para atender las demandas y el acompañamiento que requieren las organizaciones asociadas. En el marco del encuentro, la junta directiva de FECOSER, con la participación activa y propositiva de las organizaciones participantes que hacen parte de su tejido social, logró avanzar significativamente en la construcción de su plan de trabajo y en la priorización de las acciones que marcarán el devenir en torno al Proceso de Fortalecimiento de la Gestión Comunitaria del Agua. “Tenemos que seguir trabajando de manera articulada, consolidando acciones que propendan por la autonomía de las organizaciones comunitarias gestoras del agua, la defensa de la vida y del territorio; así como en la conservación y el cuidado de nuestro bien más preciado: El Agua”, aseveró Daniela Ruíz Grisales, integrante de la junta directiva de FECOSER.

Y por último, un llamado de atención que se debe tener presente siempre: El agua es nuestro bien más preciado, un regalo maravilloso que nos ofrece la naturaleza para el bienestar de todos los seres vivos; sin embargo, de su adecuada gestión depende que no se generen conflictos por uso y que se limite al máximo los procesos degradativos que la humanidad ocasiona principalmente a los ecosistemas que la provisionan. La mala gestión del agua está llevando a la mercantilización y privatización del preciado líquido; asimismo, se está ocasionando procesos que limitan el acceso a agua de calidad y en el peor de los casos en cantidad; una paradoja en un país que se jacta de ser una potencia hídrica, pero que olvida las enormes diferencias en su distribución. Hoy como todos los días es importante considerar la importancia del agua en la dinámica del planeta, y tener muy en cuenta que, así como es fuente de vida, en la medida en que no se gestione adecuadamente, también es causa de muerte y desgracia, ya se padece en épocas de sequía extrema y se evidencia igualmente en épocas de exceso de lluvias.

Redacción

Pedro Antonio Ojeda Pinta

Compartir en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Noticias Recientes